viernes, 29 de noviembre de 2013

Mi colegio tenía un arco de ladrillos...

Soy Ana Medina. Escribo para mandar mi pequeña aportación al centenario. Es un humilde intento por expresar mi agradecimiento al cole.
Fotografía de Cristóbal Medina


Mi colegio tenía un arco de ladrillos.
Cantábamos bajo ellos en mayo al llegar las flores.
Teníamos pequeñas vidas y aquello nos parecía muy grande.
Era nuestra segunda casa.
Mi colegio estaba hecho de personas.
Profesores que a diario nos explicaron el mundo,
nos motivaron a sacar lo mejor de nosotros,
nos hicieron creer que podíamos ser, cambiar, crecer.
Éramos pequeñas pero fuimos grandes.
Fuimos lo más importante para ellos y eso se nota.
Ahora soy de una manera. Soy lo que soy.
Ellos dejaron en mi una parte de su ser, de su esfuerzo, de su vida.
Sin ellos no sería lo que soy, lo que tengo.
Mis profesores.
Me enseñaron a tener ojos para seguir buscando, preguntando, criticando.
Cuestionando. Curioseando. Me enseñaron el camino para poder llegar.
Llegar a darme cuenta de lo maravillosa que es la vida.
Matemáticas, música, lengua, (con excepción de la geografía, -es broma-).
Qué ciegos aquellos que no son capaces de darse cuenta de que son la llave para la felicidad.
De sentirse en un mundo hecho de amor y con amor.
Donde todo encaja.
Somos hechos de ladrillos, arcos que no caen por sus bases firmes,
con argamasa preparada con dedicación y vocación.
Gracias a mis profesores. La suerte de haber formado parte de mi colegio, Pedro Poveda


Ana Medina, octubre 2013

10 comentarios:

  1. 'Tu colegio tenía un arco de ladrillos... y argamasa... en él te enseñaron a tener ojos para seguir buscando. Y tú lo hiciste, seguramente siempre lo has hecho y así se lo transmitirás a tus hijos...
    Muchas gracias, Ana, por tu cariñosa aportación al Centenario de nuestro/tu Colegio. Un emocionado abrazo

    ResponderEliminar
  2. Las gracias son para ti, José Luis. Sólo puedo expresártelas desde la humildad y con mi admiración ante el trabajo y la dedicación que pones todos los días en tus alumnos. Sigues como el primer día o mejor. Eres un ejemplo real para mí. Ojalá mi hija se encuentre con un profesor como tú. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Estoy contigo Ana. Ojalá todos los maestros dejaran esa buena huella en nuestra vida!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pepa... ¿Eres Pepa?... ¡Bienvenida al blog!... ¿para cuándo tu silueta?... ;-)

      Eliminar
    2. hola! sí soy yo! gracias por la bienvenida! me ha gustado mucho este blog y las vivencias que cuenta! muy buen trabajo!

      Eliminar
  4. Jo, que aportación tan bonita... ojalá sepamos de verdad ayudar a nuestros alumnos y alumnas a caminar por la vida de manera que ellos sean los que dejen huella... ojalá que allí donde vayáis la gente diga... ¿qué tienen de especial?... Confio en que Pedro Poveda nos siga ayudando en esta tarea tan apasionante.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Ana por compartir tu experiencia con nosotros. Soy Ana María Quirós y llevo cuatro años como profesora en el colegio. Me da mucho gusto saber que lo que vamos haciendo en nuestro día a día en el colegio, será como esos arcos que no caen por sus bases firmes, y le pido a Pedro Poveda que nos ayude a poner esa argamasa preparada con dedicación y vocación.
    Te esperamos por el colegio.

    ResponderEliminar
  6. Con esas bonitas palabras nos animas a todos los docentes del colegio a seguir mejorando y ayudando desde infantil en esta nuestra labor de formar personas íntegras para el futuro. Mx.

    ResponderEliminar
  7. Ana, ya te lo dije, nos has dejado un listón muy alto, porque eres grande, generosa, compañera y especial. Después de tanto tiempo hemos conseguido hacer un grupo donde poco a poco nos vamos poniendo al día, compartimos muchas cosas y muchas de nosotras no nos vemos desde hace 20 años, esta calidad humana que se puede ver creo que tiene algo que ver con esos arcos...
    Un abrazo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser Puri es ser la amabilidad y la alegría en persona. Siempre sonríes. Me alegro de haberte tenido como compañera y de amiga ahora. Un abrazo.

      Eliminar

Gracias por dejar tu comentario