martes, 10 de diciembre de 2013

Un reloj de sol en el Patio del limonero

Rafael Sánchez Arroyo

Impartí con mucha ilusión en el Colegio "Pedro Poveda" Geografía e Historia en 3º y 4 º de ESO entre 2002 y 2007.
Os confieso que han sido desde el punto de vista profesional y personal los años más "intensos" de cuantos he vivido. Recuerdo un par de frases de San Pedro Poveda que me marcaron desde el principio: "Las obras, sí, ellas son las que dan testimonio de nosotros y las que dicen con elocuencia incomparable lo que somos" , y "(...) el amor al trabajo; la constante y asidua laboriosidad; el aprovechar el tiempo". Intenté siempre ponerlas en práctica. Ahora también.
Tengo recuerdos maravillosos de la directora que me dio la oportunidad: Lina; y de todo el equipo de Secundaria (José Luis, Manolo, Lidia, María José, Pura, Francisca, Encarnita, Ángela, Dani, Gerardo, Ana, José Ángel, Cristina...) ya que éramos una auténtica "piña" para resolver cualquier problema y poner en el centro de nuestros quehaceres a la parte más importante: los alumnos y alumnas (en esto tengo un recuerdo especial de Francisca, luchando codo con codo los dos juntos en el maravilloso e intenso 4º de ESO). De hecho creo que lo único que nos importunaba era cuando las ineludibles tareas administrativas nos obligaban a restar tiempo para preparar al milímetro las clases, y darle a aquél alumno un tanto despistado algo que le entusiasmara o conseguir que aquella alumna pasota nos prestara un poco de atención. Que todos avanzaran en algún sentido... eso creo que lo buscábamos todo el grupo de profesores, no sólo de Secundaria.
Ahora tengo al mayor de mis dos niños en el Colegio. Con tres añillos y sin pasar por ninguna guardería, la adaptación ha sido espectacular: mérito sin duda de su siempre sonriente tutora Nuria y de todo el equipo de Infantil. Y he vuelto a darle los "¡Buenos días!" a nuestra querida Tere, con quien por cierto tuve (y ahora vuelvo a tener) interesantes conversaciones sobre plantas y semillas, y sobre la carretera de La Guardia, escenario de nuestras idas y venidas.

Os dejo una foto de 2006 en Gante con Pura y Encarnita y todo 4º de ESO; y otra de la inauguración del reloj del sol que hay en el patio y que diseñamos un grupo de alumnos en 2007. Otros dos recuerdos imborrables para mí.


2 comentarios:

  1. José David Sánchez padre de José David y Antonio.11 de diciembre de 2013, 5:56

    Muy grande la huella que dejaste en el colegio, en los alumnos/as y en los padres y madres que hemos tenido el privilegio de conocerte.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Rafa, por tu aportación a este blog. El reloj de sol, que con tanto cariño preparaste con tus alumnos, sigue marcando las horas en el Patio del limonero...

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu comentario