martes, 28 de enero de 2014

Mi mejor y mayor recuerdo han sido los niños y sus familias

Mª Dolores Molina Medina

Mi relación con el Colegio ha sido, como se suele decir durante “toda una vida”. Llegué en 1964 y he permanecido hasta 1997, año de mi jubilación. Siempre ha sido para mí, mi casa y mi familia.

De ahí que las tareas que he desempeñado han sido muy variadas. En los primeros años, por ejemplo, colaboré en la Administración. Enseguida pasé a ser profesora

He sido profesora de Educación Infantil y primer ciclo de Primaria. Al principio y durante bastante tiempo, cuando se introdujeron, los métodos activos, la enseñanza personalizada, en la década de los años 70, trabajamos en ello con mucho empeño. Siempre pensando en una educación actualizada y de calidad. Además del trabajo de las clases en el curso, recuerdo los cursos y seminarios de reciclaje del profesorado, en las vacaciones del verano, año tras año. ¡Atravesamos España de punta a punta! Y luego, en el día a día, intercambiábamos los profesores materiales, ideas, experiencias, nos ayudábamos, y también, aprendíamos unos de otros. Los/as alumnos/as entraron en esta nueva corriente con mucha facilidad y gusto. Esto nos gratificaba mucho y no nos costaban los esfuerzos. Pero más que los métodos, mi mejor y mayor recuerdo han sido los niños, las familias: mi relación con ellos, el verlos crecer y contentos en el Colegio.

No he sido antigua alumna de la Institución, pero de siempre me ha gustado ver la relación de los profesores con los/as alumnos/as. El respeto y el cariño han sido una constante que he aprendido de la pedagogía de Pedro Poveda. En la medida que he podido, creo que lo he practicado. Me he sentido feliz con mis alumnos/as. Ha valido la pena. Disfruto al encontrarlos de nuevo, ya son hombres y mujeres, pero seguimos unidos por unos lazos que no se han roto, a pesar del tiempo.

oOo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario