viernes, 18 de abril de 2014

Crónica del Panel: 'Cien años de la Institución Teresiana en Jaén', en la web de la IT

Enlace a la Página web de la Institución Teresiana



Francisca Moyano y Paqui Feria
Fotografías de Fernando Mármol
JAÉN, España.
Con un acto titulado “Ayer y hoy: Cien años de la Institución Teresiana en Jaén”, se ha celebrado el pasado 29 de Marzo, el centenario de la presencia en la ciudad de Jaén.
Francisca Moyano y Paqui Feria -responsable del acto- junto a otras personas han escrito una crónica que nos sitúa en la calidad y cordialidad que ha tenido el acto, que consistió en un panel sobre “Ayer y hoy: Cien años de la Institución Teresiana en Jaén” y un momento musical posterior. Intervinieron Mª Asunción Ortiz, directora del Archivo Histórico de la I.T.; Noelia Martínez, miembro del Comité de InteRed Jaén; José Luis Lomas, profesor del Colegio Pedro Poveda de Jaén; Pilar Poveda, voluntaria y miembro del equipo del Proyecto Rajab; José Manuel Blesa, miembro de la asociación ACIT; Isabel Morales Güeto, Antigua Alumna del Colegio P. Poveda; Ana Quirós, miembro de la Asociación Primaria de la I.T.

Arraigo y cariño

Queremos compartir el clima de gratitud compartida y fiesta que suscitó el hecho de vivir la celebración de los cien años de la IT en Jaén, de percibir el profundo arraigo y el cariño con que la ciudad responde a sus convocatorias.
Corre el 17 de Julio de 1913… “el coche de caballos que coge D. Pedro al bajar del tren sube por el Paseo de la Estación. Desde la ventanilla se percibe el horizonte de crestas azuladas que ponen fondo al paisaje de Jaén…” (Flavia Paz Velázquez, Cuadernos Biográficos). Hoy, 29 de Marzo de 2014, pedimos a D. Pedro que nos permita acompañarlo un rato…
El coche se detiene en el nº 29 de la Carrera, hoy calle de Bernabé Soriano; sobre el dintel de la puerta un vetusto rótulo: Real Sociedad Económica de Amigos del País. A D. Pedro se le ilumina la cara y hay un brillo emocionado en sus ojos… Me quedo con vosotros… A partir de este momento, su persona, su vida, su Obra, sus sueños, su cercanía, todo él… llenan de sentido y alegría el encuentro de esta tarde de fiesta.
Aquí es muy fácil imaginarse al Padre compartiendo proyectos, ideas, ilusiones con los contertulios de la Sociedad Económica de la que fue socio. 29 de Marzo de 2014, la Institución ha organizado un acto para celebrar el Centenario de su presencia en Jaén (1913-2014).
El salón rebasa su aforo con creces: representantes de la autoridad eclesiástica, civil y académica; miembros IT, ACIT Joven, amigos, familias… Otros llegados de Córdoba, Madrid, Linares, Guadix, Barcelona, Málaga… Acogida festiva, saludos agradecidos y empieza el Panel: “Ayer y hoy: cien años de la Institución Teresiana en Jaén“.
Paqui Feria, Directora del Ámbito Córdoba-Jaén-Linares, agradece la presencia de los asistentes con una cordial bienvenida y presenta el Acto, invitándonos a pasar por el corazón -recordar- tanto como hemos vivido, compartido, caminado juntos.
Toma una breve cita de P. Poveda de 1913: “Sentí muchísimo salir de Covadonga, pero fue mayor la alegría que me produjo la esperanza de ver progresar mi obra… Desde Jaén podría servir mejor a la Obra“. La historia es testigo de que así fue.
El AYER del panel corre a cargo de Mª Asunción Ortiz de Andrés. En una apretada y enjundiosa síntesis contextualiza el momento en que se funda la Academia de Jaén.  Toma como punto de partida algunas expresiones de San Pedro Poveda referidas a Jaén: La Casa de Jaén, “Epifanía” de la Institución Teresiana; en Jaén “vi el dedo de Dios en todo”  y “Covadonga, Jaén y Roma, lugares de especial devoción”.
Mª Asunción Ortiz recordó lo que significaron las “Academias” fundadas por Poveda, su sentido, su filosofía, su visión y misión, centrándose después en la “Academia de Jaén”. En la Academia de Jaén se fueron haciendo vida los “rasgos povedanos" que habían tomado forma escrita en Covadonga, “fe, acción social y ciencia”.
Afirmó que en Jaén confluyeron una serie de circunstancias excepcionales que sorprendentemente favorecieron la consolidación de la “Obra de las Academias de Santa Teresa”. Destaca Mª Asunción la persona de Josefa Segovia, que apostó desde todos los puntos de vista y desde todos los ángulos posibles por aquella idea buena que le había presentado Don Pedro Poveda.
0416-2
Han pasado cien años y el compromiso de la IT con la Iglesia y la sociedad de Jaén sigue vivo. Pedro Poveda respondió a necesidades y demandas del siglo XX y hoy, aquí, la IT quiere humildemente contribuir con algunas respuestas a necesidades de la sociedad jiennense. La palabra testimonial de los participantes en la mesa acredita la vitalidad actual de nuestro carisma.
Noelia Martínez, miembro del Comité de InteRed Jaén, comparte que en Intered encontró una familia de personas comprometidas, implicadas, educadas y entusiasmadas. Comparte la experiencia vivida en el CESDER, Zautla, Puebla (México). Allí sintió la acogida de la IT. Las personas que reciben en los países de acogida, dice Noelia, “nos abren sus espacios y sus afectos. Nos regalan sin pedir, sin preguntar, sin condiciones”.
José Luis Lomas, profesor del Colegio Pedro Poveda de Jaén, comunica su experiencia y afirma que hoy la intuición de Pedro Poveda continúa dando sus frutos a favor de una educación transformadora y coherente con los valores del Evangelio. Señala algunos rasgos de los educadores del Colegio, al estilo povedano: conciencia y sentido de la vocación, asumir el paradigma humanizador abierto a la trascendencia; apuesta por la innovación y la incorporación del trabajo en red, entre otros.
Pilar Poveda, voluntaria y miembro del equipo del Proyecto Rajab, cuyo objetivo es la acogida y el encuentro con inmigrantes, nos dice: “junto con las clases de español, lo que nos proponemos es crear lazos, logrando así un intercambio de culturas.  Para ellos es un paso más hacia una integración real, y nosotros nos llenamos de sus vivencias. Se tiene en cuenta la dimensión formativa, colaboradora, afectiva y la dimensión celebrativa.
José Manuel Blesa, miembro ACIT, comparte lo que ha significado y significa para él pertenecer a IT: formación, concienciación, aprender a orar, a mirar atrás y dar gracias a Dios por lo que me ha dado. Los miembros ACIT de Jaén, dice José Manuel, viven su misión en la familia y tratando de vivir el trabajo profesional como un servicio a la sociedad. Y con colaboraciones en Catequesis, Pastoral Penitenciaria, Pastoral familiar y con los más necesitados de nuestro entorno y los que vienen de otros lugares.
Isabel Morales Güeto, Antigua Alumna del Colegio P. Poveda, hace un ágil recorrido por sus años de Colegio. Allí se conformó en mí una manera de entender la cultura y sus expresiones de manera abierta y respetuosa, dice. Su vida personal, casada y con dos hijos y como profesional de la salud, tiene unas mismas directrices, las que aprendí de mujeres esforzadas, especiales, diferentes, dedicadas a la Enseñanza con mayúsculas, respetuosas con cualquiera y adelantadas a su tiempo.
Ana Quirós, miembro de AP, recuerda sus inicios en los grupos de jóvenes de la IT en Linares. Con ellos, y con las personas de la IT que animaban esos grupos, recorrí un camino de crecimiento personal, de experiencias de fe y de caminar con otros que fue moldeando mi persona. Pasados los años, desde mi vocación de educadora, descubrí la propuesta de Pedro Poveda de poner en diálogo la fe y la ciencia, el evangelio con las distintas realidades culturales… La vida me ha llevado a poder dialogar con personas diferentes, con culturas distintas, con un sueño común.
Terminadas las intervenciones del Panel disfrutamos con el Dúo de violonchelos D`Arco que nos deleitó con varias piezas musicales.
0416-3
Cerró el acto Elisa Estévez López del Consejo de Gobierno de la IT. Elisa expresa: “La Institución Teresiana se reconoce en unos orígenes que han marcado hondamente su identidad y que vinculan estrechamente a quienes hoy continuamos la obra de Poveda en múltiples y variados contextos y culturas”.
Resaltar en esta celebración algunos de esos rasgos de identidad que quedaron reflejados en la Academia de Jaén y cuya actualidad y relevancia sigue siendo innegable y concluye:
En el centenario de la Academia de Jaén celebramos con alegría cien años de vida intensa, de la colaboración prestada al evangelio (cf. Flp 1,1), de compromiso con la sociedad y con la Iglesia según el carisma de Poveda. Esta alegría nos urge, como nos pide el Papa, a discernir cuál es el camino que el Señor nos pide, y “a aceptar este llamado: salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio”.
Francisca Moyano-Paqui Feria
Fotos Fernando Mármol

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario