martes, 24 de junio de 2014

Creo que vengo demasiado bien vestido -pensé.

José Luis Lomas,
profesor del C. P. Poveda de Jaén

Mi intervención en el Panel del 
I Centenario de la Institución Teresiana en Jaén

'100 años haciendo realidad tu sueño'

Agradezco a la Institución Teresiana por invitarme a compartir esta tarde y en este lugar (La Real Sociedad Económica de Amigos del País -de la que formaron parte Pedro Poveda, y luego Josefa Segovia-), mi testimonio y una reflexión como educador del Colegio Pedro Poveda de Jaén.

'Cien años haciendo realidad tu sueño' es el lema elegido por el profesorado del Colegio para reiterar nuestro compromiso con aquella 'idea buena' que Poveda y Josefa Segovia hicieron realidad en nuestra provincia.

En mi intervención haré alguna referencia al ayer del Colegio y pondré el acento en nuestro presente, en el aquí y el ahora, en nuestros sueños, en nuestro perfil de educadores, en cómo y desde dónde vivimos los rasgos de la pedagogía povedana y hacia dónde ponemos nuestra mirada comprometida con el futuro.

INTRODUCCIÓN

'Corre el 17 de julio de 1913.
El coche de caballos que coge Don Pedro al bajar del tren sube por el Paseo de la Estación. Desde la ventanilla se percibe el horizonte de crestas azuladas que ponen fondo al paisaje de Jaén. La luz diluye la mañana transparente. Delinea los crestones del Aznaitín, Zumel, Mágina y el perfil del Castillo de Santa Catalina, cuya torre albarrana se empina sobre un mar de olivos. Al borde de la torre, los matacanes asoman al vértigo'.

Así relata Flavia Paz Velázquez, en sus Cuadernos biográficos la llegada de Pedro Poveda a Jaén, a las puertas de la apertura de la Academia-internado.

Pedro Poveda creyó decididamente en el poder transformador de la educación y en el diálogo de la fe y las culturas en unos años convulsos en los que la educación era fundamentalmente laica y accesible a pocos.

Su capacidad crítica para mirar la realidad del momento y las necesidades socioeducativas de su entorno; su enorme confianza en las personas y su incansable trabajo en la formación de educadores comprometidos en el aquí y el ahora son, entre otros, algunos de los rasgos de su fisonomía como educador.

Pero esto lo supe después...


MI LLEGADA AL COLEGIO Y MI ENCUENTRO CON LA IT

Conocí el Colegio Pedro Poveda durante mi periodo de prácticas cuando cursaba tercero en la Escuela de Magisterio de Jaén.

Fue Doña Mercedes Lamarque, mi profesora de Pedagogía, quien me guió hasta él y desde entonces toda mi vida profesional -y en parte, sin duda, también personal- se ha desarrollado entre sus paredes abiertas al interior de su vestíbulo con arcos de ladrillo, su fuente callada o sus patios engalanados por la buganvilla y sus tres palmeras-, y mirando al exterior a través de su inconfundible cancela testigo del trasiego de tantas personas y proyectos.

Llegué una mañana de abril, con 21 años, una carpeta nueva y vestido de domingo.

Me recibió la directora, María Luisa Piñar, y aún hoy recuerdo aquel primer contacto tan personal, tan cercano y familiar, tan teresiano sin duda que me dejó un poco desconcertado:

-'Creo que vengo demasiado bien vestido', pensé.

Enseguida noté que allí iba a estar bien y más tarde me daría cuenta de que ese clima que allí se percibía no era otro que el que Pedro Poveda había pensado para sus primeras academias.

'A medida que Pedro Poveda sentado en su asiento se adentra en Jaén, -relata Falvia Paz Velázquez, la ciudad se abre. Se aproximan las torres de San Ildefonso, San Bartolomé, San Andrés... Los viajeros se apean en la Plaza de las Palmeras. Desde la calle de la Carrera llega un murmullo de vida matinal... Maletín en mano, don Pedro se encamina hacia la plaza de Santa María'.

Cada mañana de mis prácticas llegaba con la cabeza llena de contenidos que había aprendido en las clases de Magisterio: didácticas varias, metodologías, organización de Centros, psicopatologías... pero salía con el corazón lleno de vivencias y con una intensa sensación de tener clara mi vocación.

Aprendí mucho de mis primeras profesoras de prácticas (María Ángeles Malo, María Aurora de Torres, Mª Angustias Reyes, Mª Dolores Molina, teresianas ellas, o Amparo Senovilla, profesoras de Lengua, mi especialidad) y de tantas otras que sin ser mis tutoras, me ayudaban continuamente y me aconsejaban en mis primeros pasos.

Aquel colegio era un auténtico laboratorio de enseñanza y aprendizaje, allí se desarrollaban las mejores metodologías y el mejor trato en una auténtica relación, casi familiar, entre las profesoras y sus alumnas de las que también aprendí: ellas felices porque yo era su primer profesor; y yo, con algún miedo viéndo rodeado de tantas mujeres.

Subía y bajaba diariamente por sus escaleras, desde la Capilla (que había sido recientemente remodelada por Don Luis Berges) o la biblioteca (repleta de volúmenes, escrupulosamente ordenados), hasta el laboratorio de Ciencias Naturales (presidido por Pepito, el esqueleto) o el Aula de Plástica (desde donde se divisan Jabalcuz y los altos de la Catedral de la Asunción).

Entre clase y clase, a veces nos parábamos en el cuarto de profesores, tan pequeño como acogedor, donde compartíamos nuestro trabajo, nuestras experiencias, nuestros logros y nuestras dificultades.

Pasó la primavera y acabó mi período de prácticas, me marché con tristeza.

En unos meses debí cambiar aquella carpeta nueva azul por un petate verde y me fui a la mili donde pasados unos meses recibí la carta de Mª Luisa Piñar animándome a formar parte de aquel pequeño claustro. Sin dudarlo, acepté.

Mis dos primeros cursos se desenvolvieron en los primeros niveles, con niñas de babis impolutamente blancos que pululaban alegremente en los tiempos de recreo; al cabo de dos cursos, pasé a 7º y luego 8º de EGB.

Aún hoy, transcurridos más de 30 años, recuerdo vivamente aquellos primeros cursos y gracias al Colegio comprendí cuál sería mi vocación.


Pero, ¿qué hacen especialmente atractiva la pedagogía de Poveda?


ALGUNOS RASGOS DE LA PEDAGOGÍA DE P. POVEDA

Durante sus años de estancia en Covadonga (1906-1913) y tras su experiencia pastoral y social en Guadix, Pedro Poveda estudia de cerca la realidad educativa española de su tiempo, allí reflexiona, estudia, proyecta y comienza a 'soñar' con los maestros.

Poveda pone en el centro de su concepción pedagógica a la persona. En el Boletín de las Academias Teresianas, octubre 1916, escribe:

'La verdadera educación debe distinguirse por su carácter eminentemente humano...'

Poveda posee una enorme capacidad para mirar la realidad, para descubrir lo nuevo, para interpretar el signo de los tiempos.

Es capaz de crear espacios y ambientes educativos donde cada uno pueda desarrollarse, crecer, comunicarse, compartir y sentirse a gusto, como en familia.

Su propuesta pedagógica, de gran fuerza transformadora, pone su mirada en los excluidos, desde una misión ética y de fe.

La Pedagogía de Poveda es una pedagogía para el aquí y el ahora, 'con la cabeza y el corazón en el momento presente.'

Pero, ¿cómo es este aquí y este ahora educativo, cuáles son los retos y los desafíos de la educación hoy?


ALGUNOS RETOS Y DESAFÍOS EN LA EDUCACIÓN HOY

Estamos viviendo un momento excepcional en la historia de la humanidad, en un cambio de paradigma, en una 'segunda modernidad'.

Los modelos culturales que hasta hace poco han sido bastante homogéneos están sufriendo un profundo cambio.

Vivimos una preocupante crisis en la autoridad y un apabullante desconcierto en una sociedad fragmentada, cambiante.

El exceso de información y la inmediatez relegan el acto reflexivo de nuestros alumnos de esta generación del milenio.

La sociedad sigue incrementando enormemente su conocimiento colectivo, pero simultáneamente ve cómo sus convicciones, certezas, valores y actitudes se están difuminando en un relativismo que provoca incertidumbre y desorientación.

Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación están creando nuevas culturas y nuevos cambios en nuestros modelos de relación humana.

Esta modernidad ha llegado a generar una sociedad insolidaria, más exigente con sus derechos que con sus deberes.

Y en este contexto social, ¿cómo y desde dónde vivimos los rasgos de la pedagogía povedana en nuestro Colegio?


EL COLEGIO PEDRO POVEDA HOY: algunos de nuestros rasgos educativos

La intuición de Pedro Poveda continúa dando sus frutos a favor de una educación transformadora y coherente con los valores del Evangelio. Los educadores de nuestro Colegio, al estilo povedano:
  • Tenemos conciencia y sentido de la vocación, procuramos la coherencia de vida entre pensar, sentir y actuar y asumimos el paradigma humanizador abierto a la trascendencia.
  • Seguimos apostando por la innovación educativa. Sabemos que para innovar hay que crear y para crear hay que cuestionarse, investigar y arriesgarse para construir la identidad educadora que nos permite desarrollar nuevos proyectos educativos.
  • Sabemos que nuestros proyectos educativos exigen gestión participativa y corresponsable, mirando siempre a nuestro contexto social desde una visión inclusiva.
  • Y también sabemos que hoy es un imperativo la incorporación del trabajo en red (territorial, sectorial y global), con conciencia de ciudadanía global, capaz de dar respuesta a la realidad social y a su transformación.

'Haciendo realidad nuestros sueños' Hoy, 100 años después
  • El Colegio Pedro Poveda sigue empeñado en dar respuestas educativas que aseguren la atención a la diversidad personal, familiar, cultural y curricular de nuestro alumnado por el que nos preocupamos más allá de lo académico atendiendo especialmente a los más desfavorecidos.
  • En el Colegio Pedro Poveda anunciamos explícitamente la fe a los niños y los jóvenes de hoy, con un lenguaje adecuado, ofreciéndoles experiencias significativas que les lleven a comprometerse con la realidad, de aquí nacen las experiencias de voluntariado:
  • Alumnos solidarios: chicos mayores que ayudan a los pequeños en sus estudios
  • Desayunos solidarios: en colaboración con el Centro Jordán y la Parroquia de San Ildefonso
  • Grupos activos de ACIT Joven y Pre Acit.
  • Ofrecemos nuestro espacio para la impartición de clases de español para inmigrantes: Proyecto Rajab.
  • El Colegio Pedro Poveda promueve una Cultura de la paz y desarrolla habilidades y técnicas de resolución de conflictos, en un clima de expansión, alegría, libertad y relación cercana con el educador que busca alternativas no violentas en la convivencia, por eso pertenecemos a la Red Escuela espacio de paz.
  • En el Colegio Pedro Poveda, ofrecemos una Escuela de Padres y madres, como recurso de orientación y formación a todas las familias.
  • El Colegio alienta la labor del AMPA y de la Asociación de alumnos animándolos al desarrollo de un espíritu crítico que les ayude a ser ciudadanos comprometidos y responsables.
  • El Colegio Pedro Poveda anima al profesorado a ser profesionales innovadores a través de sus Planes anuales de formación.
  • En el Colegio Pedro Poveda se crean las condiciones que permiten nuestra apertura al contexto local, regional y global desarrollando entre otros el Plan de Bilingüismo o el Plan Comenius.
  • En el Colegio Pedro Poveda nos abrimos a nuestro entorno a través de nuestra página Web, redes sociales, revista Buganvilla, blogs de aula, el recién nacido Blog del centenario o la plataforma de Red de Centros de la Institución Teresiana.
'El 18 de octubre -cuenta Flavia Paz Velázquez en sus Cuadernos Biográficos- se anuncian en los carteles las corridas de toros de las fiestas de San Lucas, y con ellas la feria de Jaén. La ciudad se halla preparada para los festejos... hace un tiempo tibio, delicoso. La cosecha del olivo se promete generosa en trabajo para los aceituneros y en aceite para vender... la ciudad organiza bailes de gala en el Casino Primitivo y fiestas populares en el Casino de Artesanos. Se celebran veladas en la Real Sociedad Económica de Amigos del País. El Liceo y el Salón Iris programan sus espectáculos...
La feria irrumpe y se anuncia llena de color'

La historia del Colegio de Jaén estaba en ciernes...

La Pedagogía de Pedro Poveda es una pedagogía para el aquí y el ahora, es una pedagogía para tiempos difíciles.

La Comunidad Educativa del Colegio, con su vestíbulo de arcos de ladrillo, sus patios, su buganvilla, sus tres palmeras y su inconfundible cancela testigo del trasiego de tantas personas y proyectos sigue y seguirá soñando porque -en palabras de Poveda-:

'Tenemos mucha fe, mucha esperanza y no dejamos de soñar y hasta realizamos algunos sueños guiados por la Providencia'.

Muchas gracias


Panel I Centenario de la IT en Jaén. Real Sociedad Económica. 29 de marzo de 2014
@jos_lomas jlesolengua.blogspot.com.es jlesolengua@gmail.com



oOo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar tu comentario